La ciudad de Santa Fe ya tiene presupuesto para 2021

El texto que llegó desde la Intendencia tuvo modificaciones. Afrontar la nueva normalidad y una mirada social son dos de las columnas vertebrales del despacho aprobado. También se votó un pedido de endeudamiento.

El Concejo Municipal santafesino aprobó el presupuesto 2021 cuyo proyecto fue enviado por el ejecutivo y fue reformado por el cuerpo legislativo.

El número que contienen la máxima de las ordenanzas es de $ 13.486.347.790, lo que representa un 27% más que el año pasado. Oficialmente, se hizo saber que el presupuesto apuntará a afrontar la nueva normalidad que presenta la pandemia y tendrá una mirada que se concentra en el área social

La ordenanza prevé $939 millones que se van a invertir en obras de bacheo, mejorado de calles, iluminación y obras hídricas en barrios del cordón oeste.

También, se va a invertir más de $238 millones en reparar lugares como Avenida Galicia, el Camino Viejo a Esperanza o el Ex Ferrocarril Mitre, y espacios públicos en barrios como Nuevo Horizonte, Playa Norte, Varadero Sarsotti, Los Troncos, Scarafía, Barranquitas, Las Lomas y Cabal.

El despacho votado incorpora además el pedido de endeudamiento solicitado por otros bloques para poder concretar obras como la iluminación en Fomento 9 de Julio ($ 10 millones), barrio Roma ($ 10 millones) y los alrededores del Hospital de Niños, el Sayago, el Cullen y el Iturraspe ($ 5 millones).

También se incluye el primer tramo de la bicisenda Hipódromo – Fomento (desde Iturraspe y 4 de Enero hasta Peñaloza y Diagonal Goyena), con una inversión de $ 8 millones y la apertura de Pedro Díaz Colodrero, en su intersección con las vías y calle Saavedra, por un monto de $ 5 millones.

El presupuesto suma una partida de $ 4 millones para la construcción de la vereda sobre el borde oeste del Parque Federal, junto a calle Pedro Vittori, entre Luciano Torrent y Salvador del Carril.

La concejala del FPCyS Laura Mondino evaluó como “muy positiva” la aprobación y destacó las proyecciones de obras que se prevén en el marco del Plan Integrar. “Se trata de un proyecto plural, transversal y colectivo en el que estamos tejiendo voluntades entre el Estado, las organizaciones sociales y los vecinos y vecinas, para mejorar la calidad de vida en nuestros barrios y favorecer la convivencia social”, graficó.

“Este presupuesto refleja la idea de trabajar por una ciudad integrada. Las obras que incluye vienen a reforzar este sentido de la convivencia, porque van a cambiar seguramente la vida de muchas personas, como es el caso de la provisión de agua potable para Colastiné Sur con una inversión de 32 millones de pesos. ¿Cómo podemos pensar en una convivencia pacífica en una ciudad donde todo relucía entre bulevares mientras que en algunos barrios, diez minutos más allá, no había ni siquiera agua potable?”, consideró.

Por su parte, el concejal de la UCR-Juntos por el Cambio, Carlos Suárez, criticó el proyecto: “Es un Presupuesto que desatiende claramente los servicios públicos, y se aleja de los problemas cotidianos que aquejan diariamente a los vecinos de la ciudad. Alejado de la realidad desde el punto de vista técnico y desde el punto de vista de las políticas públicas, que deben encender el camino del desarrollo urbano con inclusión social. Es un Presupuesto sin rumbo”, afirmó el edil.

De todas maneras, el legislador señaló que va a acompañar la normativa. “Entendemos que se trata de la herramienta fundamental de un Gobierno y creemos que lo correcto es marcar en lo que no estamos de acuerdo, pero acompañar la iniciativa. No tenemos intenciones de poner palos en la rueda”, sostuvo.

“Venimos de la historia de un gobierno municipal que se cansó de posar para la foto. Que prometió irresponsablemente y anunció inversiones que nunca llegaron, o que llegaron a medias, como las luces LED de bulevar que iban a durar diez años y que al año y medio ya no funcionaban más. Como la obra de Avenida Freyre, que se había anunciado pero nunca se terminó. Como la obra de cloaca incompleta en Santa Rosa de Lima o el Jardín Municipal de barrio Santa Marta, que se anunció y nunca se hizo. Como el parque automotor abandonado, sin mantenimiento. Recibimos una ciudad que, a partir de las elecciones en las que la anterior gestión perdió, fue literalmente abandonada en su municipalismo básico”, estimó Mondino.

“Hoy, con muchísimo sacrificio y con todas las dificultades que implica dar respuestas – respuestas que muchas veces no son las que los vecinos esperan o que no se dan en los tiempos que nos gustaría – estamos poniendo a la ciudad en el camino de una política pública comprometida con los derechos de los que menos tienen. Con los barrios escondidos debajo de la alfombra. Con el cordón oeste, que durante muchos años fue considerado como el patio trasero, lo que se oculta y por ende se olvida. Hoy votamos un presupuesto que ubica a los barrios dentro de la foto, porque los marcos de esta ciudad nos pertenecen y deben incluirnos a todos y a todas”, aseguró la concejala oficialista.

Al analizar la iniciativa en relación con la seguridad, Carlos Suárez indicó que hay un retroceso en este tema. “No se va a invertir en ninguna cámara adicional para el monitoreo, las mismas 291 del año 2019, se mantendrán este año y la misma cifra el año entrante. Lo mismo sucede con las alarmas monitoreadas, no se prevé incrementar la cantidad existente. Tampoco hay incorporación de nuevas unidades de patrullaje, ni equipamiento para la GSI. Nos preocupa mucho esto, porque la inseguridad es uno de los principales problemas de los vecinos”, señaló Suárez.

“Cuando miramos el presupuesto, lo único que observamos es mayor presión fiscal y menor apoyo a las pymes locales. La Secretaría con menor presupuesto municipal es la de Producción y Desarrollo Económico, con apenas el 1.5% asignado sobre el presupuesto total de gastos de más de 13 mil millones de pesos. Además, es vergonzoso que se le hayan asignado apenas $1.700.000 a la promoción del desarrollo de industrias. Son pésimas noticias para los sectores productivos y para el sector turístico, en momentos en donde se necesita un Estado local fuerte en materia productiva y de desarrollo económico, que acompañe la recuperación económica que necesita la ciudad”, afirmó el edil.

Por su parte, desde el bloque del PRO, Luciana Ceresola indicó: “Coincido en que es un año muy difícil dónde todas las previsiones quedan en un halo de incertidumbre…pero me parece que es un presupuesto sumamente austero. Apoyamos siempre como oposición constructiva, estamos para sumar, para crecer, también agradecemos que se nos escuche con todas las propuestas que tenemos para hacerle al Ejecutivo pero no podemos conformarnos con la mediocridad”, sostuvo Ceresola y cerró su discurso diciendo que “…mi sensación es un poco de tristeza porque no creo que la ciudad de Santa Fe el año que viene brille como ha brillado en los años pasados pero vamos a acompañar los instrumentos que
ejecutivo necesite para la gobernabilidad porque somos una oposición
responsable, no creo que haya nada para aplaudir.”

Por su parte el edil Sebastián Mastropaolo, coincidió con su par diciendo que
“este presupuesto nos deja un sabor a poco, falta, esperábamos más. Lo digo desde
un lugar crítico pero a la vez desde un lugar que siempre hemos querido acompañar
en un año muy crítico para todos. Me parece que había que haber sido más
innovadores, desafiantes, un camino hacia el futuro. No veo refrendado en el
presupuesto ningún punto referido ni hacia la inseguridad ni al desempleo. Un punto
muy importante es lo de Colastiné Sur, no puede ser que estemos llevando agua con
un camión todos los días. Me parece que todo esto es poco pero somos una oposición
responsable y vamos a acompañar.”

(Fuente: RDP)

Puede interesarte...

Rodrigo Alonso: “La presencialidad no es a cualquier costo”

Así lo manifestó el secretario general de AMSAFE La Capital, Rodrigo Alonso. Además anticipó que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: